« Inicio | ángel vallejo [blog] » | Un perro andaluz » | El subcomandante Marcos, entrevistado por Quintero... » | Cada cuatro años » | 'El Balcón' de Genet » | Anuncio o comercial de ADN » | Un día en Barrancas de Belgrano » | El País cumple 30 años (1976-2006) » | "Prensa e internet son complementarios", John Lan... » | 7 minutos de Infobae » 

29 enero, 2006

Contrastes

Al ver esta página en blanco, me detengo y pienso en lo que llaman “el miedo de la página en blanco”. Al escribir esta línea, sigo pensando en lo mismo, aunque ya no está del mismo color, tampoco es negra -color a donde la mente acude, porque esta (mi) mente es dual. Tiene dos colores, pero no mezclados. El negro de estas letras, y el blanco, color que tiene el fondo de esta hoja.

Sabemos que si en algo de color blanco derramamos alguna sustancia de otro color, se tiñe y, el material de color blanco cambia. El aspecto consecuente del previo blanco es el mismo que el de lo derramado, pero con un tono más claro. Este efecto lo vemos cada día varias veces; tomando café con leche, en el esperado despiste de aderezar la ropa, en el cenicero blanco, en la carrocería de un coche. También, nuestra retina con la necesaria ayuda de una mente dual observa las secuelas de lo que fue blanco; un viejo libro, la esclera del ojo del abuelo, el inodoro del bar –donde antes tomábamos café-

Pero esto nunca se produce cuando escribimos en una hoja de papel blanca o en un procesador de textos con configuración predeterminada. A la vez que escribimos, nuestra plana cambia de color, pero nunca consigue tener el esperado gris, resultante de la fusión de blanco y negro.

El contraste entre las letras y el fondo es notable, tan agudo que es el motivo por el cual yo podría seguir este escrito en otro momento sin utilizar la ineficaz memoria de la (mi) mente dual. Es el mismo contraste que tiene la voz grabada de Sabina con el silencio fracturado por la lima de uñas que ahora escucho. El mismo contraste necesario que tiene lo que leo y escucho con lo que viví.

28 enero, 2006

Carne trémula

Felisa Miceli, ministra de Economía del Gobierno argentino, anunció la implantación de un registro de exportadores de forma inmediata. Además, el registro, donde deben estar inscritos los ganaderos para poder exportar carne, otorgará ciertos permisos, siempre por operación. “El objetivo del plan es articular la demanda internacional con la demanda interna garantizando el abastecimiento a precios compatibles con los bolsillos de los argentinos”, dijo la ministra de Economía.

La medida es consecuencia del "tira y afloja" que el Gobierno de Néstor Kirchner tiene con los productores de alimentos para frenar el aumento de precios y por ende la temida inflación. El Presidente argentino, llegó a reunirse con dueños de firmas alimenticias para acordar un congelamiento de costos. Por esta causa, ha recibido numerosas críticas por “gastar energía presidencial” en temas que deberían resolver los ministros, y sospecha de que los funcionarios sean ineficaces.

En cambio, la carne es el producto que más preocupó al Gobierno, ya que siete de las entidades ganaderas – lideradas por la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP) y por la Sociedad Rural Argentina (SRA)- dieron marcha atrás con la firma de un acuerdo de precios. En ese momento, Kirchner acusó a los productores de ser "avaros" e "insensibles" por no reducir el valor interno de la carne.

El registro de exportadores puede hacernos sentir duda. Una duda sobre las leves consecuencias economicas para el estado en general, pero algo indudable es que la medida favorece al pueblo argentino y, más que nada, a la gente con menor poder adquisitivo.

En el país de la carne, del asado siempre compartido. En el país donde los amigos para recibirte cambian la áspera alfombra por un domingo de charla y parilla, donde un alimento une clases sociales -sólo diferenciadas por el vino que habita en la vieja bodega-, donde la carne es norma natural; los grandes empresarios del sector, amantes del neoliberalismo, de la oligarquía y de “duros” gobiernos anteriores, prefieren vender el asado en dólares, antes que compartirlo con sus “amigos”.

27 enero, 2006

Homenajes

Hoy se cumple el 250º aniversario del nacimiento de Wolfgang Amadeus Mozart (Salzburgo, 27 de enero de 1756 - Viena, 1791).



Con Castpost






También, hoy hace 61 años que el ejército soviético liberó el mayor campo de exterminio nazi, en Auschwitz-Birkenau (Polonia). Por este motivo, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la resolución 60/7 en la que designó la fecha del 27 de enero Día Internacional de Conmemoración anual en memoria de las víctimas del Holocausto.

26 enero, 2006

¡eTapa!

¿VIENTOS DE AGUA?


Fuente: EL PAÍS / jueves, 3 de enero de 2002

La nueva locutora de elmundo.es

El portal español elmundo.es ofrece un nuevo servicio. Su nueva locutora, Rosa, es capaz de leer las noticias que se publican en el sitio web.
Sólo tienen que pulsar el icono ,que aparece en la parte superior de la nota, para escuchar a la aplicada locutora.

Aquí, tienen un ejemplo:


Con Castpost

Fuente: elmundo.es

22 enero, 2006

Un Borbón en Bolivia

Hace poco menos de un mes, Evo Morales ganó las elecciones a la presidencia de Bolivia y hoy asumió el cargo.

Al evento asistieron los mandatarios de Argentina, Brasil, Paraguay, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Nicaragua, República Dominicana, Chile y de Panamá. También, el Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, acudió al acto que tuvo lugar en el Palacio de Gobierno de La Paz.

Durante la ceremonia -en varias ocasiones-, el líder indígena se refirió, de una forma más o menos directa a España; “este parlamento será el ejército por la lucha de la segunda independencia y con mucho respeto les pido cumplir con este mandato del pueblo boliviano”, declaró el indígena aymara.

También, el líder cocalero aludió a España cuando expresó: “nosotros instaurando la Asamblea Constituyente buscamos; el nuevo pacto social, como España dice”.

La relación actual de los Borbones -dinastía que reina en España- con los indígenas es muy diferente a la que tuvieron en un principio.

El primer Borbón fue Felipe V, duque de Anjou, quien heredó el trono español al morir Carlos II, último rey de la dinastía de Habsburgo.

En ese momento, España miraba a la “ilustrada” Francia y mientras los barcos cargaban los últimos restos metálicos de Potosí, la Compañía de Jesús comenzó a evangelizar, sin pensar que tres siglos más tarde en las calles de La Paz se escucharía a una joven Quechua dando gracias al Díos cristiano por la llegada de un indígena a la presidencia de su país. Del mismo modo, los religiosos no profetizaron que esa región, llena de “salvajes sin alma”, en 1825 seria un país independiente llamado Bolivia.

En la actualidad, Felipe de Borbón no viaja en barco ni con ningún religioso dictador, pero algo cambió notablemente. Esta vez, no entran por la fuerza a las vidas de los indígenas. Esta vez antes de entrar, recibió las llaves de La Paz.

Foto: EFE

20 enero, 2006

El regreso (esta vez de Sabina)

Después de una ausencia de cuatro años en escenarios argentinos, Sabina regresa al país para presentar su último trabajo, Alivio de luto.

El 14, 15, 18 y 19 de marzo en el Teatro Gran Rex, Capital Federal; el día 21 cantará en el Estadio Provincial de Rosario y el 23 en el Orfeo de Córdoba. La gira terminará el 26 de marzo en el Polideportivo de Mar del Plata.

El precio de las entradas oscilará desde 35 pesos (10 euros) hasta 150 pesos (40 euros) las más caras.

A partir del lunes 30, las localidades ya estarán disponibles en las salas o por Ticketek.

Enlaces:
Sitio oficial de Joaquin Sabina

18 enero, 2006

Narcisismo en la prensa

En unos días, Evo Morales asumirá el cargo de presidente de Bolivia y, varios medios internacionales esperan que llegue el momento. El ansia que produce la llegada del acto, nada tiene que ver con el inicio de la carrera presidencial de un burlado aymara, sino que la expectativa se centra en la capacidad narcisista del nuevo mandatario.

No es importante las declaraciones que va a hacer ni qué invitados acudirán al nombramiento, pero sí importa los errores o actos fallidos que pueda llegar a cometer en su discurso, la ropa que llevará, si se pondrá un gorro de lana de llama, si podría llegar a usar el jersey -a rallas- tan polémico con el que viajó a Europa, si en caso de usar ropa esta fue lavada o la utilizo el día anterior, etc.

En una época donde el individualismo aviva las llamas de la vanidad es normal que lo más importante de la noticia sea la fotografía, pero lo realmente pudoroso, en este caso, es que el resto no interese o que el emisor lo elimine. Estamos en un periodo donde queremos ser como Beckham o como Paris Hilton, dependiendo del género (masculino o femenino) del artífice de la fantasía. Pero conseguir ese sueño no es nada fácil, ya que uno no puede ser Beckham con las obligaciones que tienen las personas de clase media o baja ni puede ser la Srta. Hilton trabajando de camarera. Entonces, lo que hacemos en ese caso es engañarnos y tomamos una fracción de nuestros anhelados personajes, por supuesto que elegimos la más accesible. Por ejemplo; es mucho más simple imitar la forma de vestir de un personaje “estrella”, que conseguir un nuevo padre que, además, sea dueño de una cadena de hoteles, por no decir que lo segundo es casi improbable.

Pero el verdadero problema de esta corriente narcisista no está en la orientación estética de un magno grupo de jóvenes y no tan jóvenes. La complicación surge cuando grupos de profesionales, que trabajan informando y son portavoces de medios de comunicación, no toleran que un futuro jefe de gobierno indígena no quiera ser como Beckham.

Pintura: Narciso de: Caravaggio. Michelangelo Amerighi (1573-1610)

Vestigios de cumbre


El video muestra los restos que las diferentes marchas dejaron a su paso por las calles de Capital Federal (Buenos Aires). Estas manifestaciones se celebraron para repudiar la llegada del presidente de EEUU, George Bush, a Argentina, país donde tuvo lugar la IV Cumbre de las Américas, los días 4 y 5 de noviembre del pasado año.

16 enero, 2006

Diferentes tarifas

Meses después de que Alexander Graham Bell presentara teléfono en la Exposición de Filadelfia (julio de 1876), se realizaron las primeras pruebas con un aparato del propio Bell en La Habana, en ese momento colonia española.

En 1877 una comunicación entre Montjuïc y la Ciudadela, en Barcelona, fue la primera comunicación en territorio español dentro de la Península Ibérica. En marzo de 1880, Fregenal de la Sierra, una pequeña población de Badajoz, fue donde se instalo la primera línea de teléfono.

Después, pequeñas compañías privadas comenzaron a comercializar el producto sin ningún tipo de relación entre ellas.

En 1917, el Cuerpo de Telégrafos elaboró el Proyecto de Telefonía Nacional (Proyecto de Francos Rodríguez), un registro completo de las instalaciones existentes y que proponía una solución unificada. Este proyecto sentó las bases para la creación de la Compañía Telefónica Nacional de España en 1924.

El 19 de abril de 1924 nació en Madrid la Compañía Telefónica Nacional de España como sociedad anónima. Su capital social ascendía a un millón de pesetas (seis mil euros) representado por 2.000 acciones ordinarias y estaba participada por la International Telephone and Telegraph Corporation (ITT) de Nueva York.

Casi 82 años después, Telefónica es una empresa conocida por la mayoría de los hispanoparlantes y, muy pocas veces tenemos una opinión neutra de ella.

Cuando llegue a Buenos Aires, los sistemas de facturación me resultaron desconocidos, comparados con los que la compañía tiene en España. Los precios no me extrañaron, ya que son los mismos –cuesta lo mismo llamar en Buenos Aires que en España- aunque la moneda argentina (peso argentino) tiene un valor tres veces inferior al de la española (euro). Los salarios, también, son tres veces inferiores, pero a la empresa de telefonía no debe importarle.

Lo mismo pasa en los otros países suramericanos en los que esta empresa tiene mercado, sigue manteniendo el precio español en euros aunque la factura que llega a casa de cada usuario se adapta a la moneda del país.

Además de estas igualdades económicas y diferencias éticas, los servicios también son distintos; para tener un servicio similar, el usuario argentino –en este caso- debe pagar el triple. El servicio de adsl de 1 mega, en cualquier provincia española, cuesta 39,90 euros y en Argentina oscila –dependiendo de la provincia- desde 132 a 146 pesos, siempre y cuando puedas disponer del mismo; debido a la disponibilidad geográfica.

Según estos datos, Telefónica nos da a entender que para facturar no distingue en que país lo hace. Para la empresa, que los ciudadanos a los que factura y, también, contrata tengan un salario tres veces menor no les produce ninguna interferencia moral.

Fuentes:
Telefónica española
Telefónica argentina

15 enero, 2006

España por Borges


Más allá de los símbolos,
más allá de la pompa y la ceniza de los aniversarios,
más allá de la aberración del gramático
que ve en la historia del hidalgo
que soñaba ser don Quijote y al fin lo fue,
no una amistad y una alegría
sino un herbario de arcaísmos y un refranero,
estás, España silenciosa, en nosotros.
España del bisonte, que moriría
por el hierro o el rifle,
en las praderas del ocaso, en Montana,
España donde Ulises descendió a la Casa de Hades,
España del íbero, del celta, del cartaginés, y de Roma,
España de los duros visigodos,
de estirpe escandinava,
que deletrearon y olvidaron la escritura de Ulfilas,
pastor de pueblos,
España del Islam, de la cábala
y de la noche Oscura del Alma,
España de los inquisidores,
que padecieron el destino de ser verdugos
y hubieran podido ser mártires,
España de la larga aventura
que descifró los mares y redujo crueles imperios
y que prosigue aquí, en Buenos Aires,
en este atardecer del mes de julio de 1964,
España de la otra guitarra, la desgarrada,
no la humilde, la nuestra,
España de los patios,
España de la piedra piadosa de catedrales y santuarios,
España de la hombría de bien y de la caudalosa amistad,
España del inútil coraje,
podemos profesar otros amores,
podemos olvidarte
como olvidamos nuestro propio pasado,
porque inseparablemente estás en nosotros,
en los íntimos hábitos de la sangre,
en los Acevedo y los Suárez de mi linaje,
España,
madre de ríos y de espadas y de multiplicadas generaciones,
incesante y fatal.

Jorge Luis Borges (1899–1986)